El greenwashing de la RSC

Share on facebook
Share on google

Hablando con un tío me preguntaba como consumir refresco sin producir basura, tal cual mi respuesta fue: “perdona que te conteste con otra pregunta pero, ¿realmente necesitas beber refresco?”.

Yo es que lo veo claro: de qué sirve no tirar un envase si al final en tu cuerpo es en donde estás depositando cosas “no sanas” -por llamarlo de alguna manera-. 

Sí, estamos muy preocupados por el Covid-19 y está bien. Debemos tomar precauciones y seguir indicaciones sin caer en pánico, pero no olvidemos que muere más gente por diabetes o hipertensión y México está en los primeros de la lista en estas enfermedades. 

Me gustaría retomar la semana de la Responsabilidad Social Corporativa de Madrid, en esta ocasión en la parte turbia, en la que debemos estar muy alerta:

Estuvo una representante de Coca Cola. Ella exponía que tienen como objetivo recoger el 100% de sus envases, de los cuales el 99% son reciclables y el 27% está hecho de botellas de PET reciclado. Las latas están hechas con un 25% de acero reciclado y 50% de aluminio reciclado. Las botellas se vidrio son de 15% vidrio reciclado. 

También la botella de Sprite dejará de ser verde. Al ser transparente la hace más reciclable o dejarán de poner las anillas de plástico en los six pack sustituyéndolas con cartón, ¿sabías que el cartón tiene un mayor impacto que el plástico? … pero bueno ese es otro tema.

En 2019 han invertido la módica cantidad de 180 millones de euros en el desarrollo de tecnología en búsqueda de envases sostenibles. 

Y me refiero al greenwashing porque es un evento de Responsabilidad Social, ¡cómo no va a ser bueno o real lo que nos están diciendo!

Si tienes tiempo aprovecha para ver este video antes que lo quiten nuevamenta, que al parecer obligaron a los de DW documentales a quitarlo porque ya no está en su canal. 

Habla de cómo Coca Cola realmente no está haciendo nada con su plástico. 

De cómo gente que vive en condiciones inhumanas recolecta las botellas por un precio mínimo. Al ya ser un material abundante su “valor” ha disminuido. 

Es por eso que ya no se le cree. No importa cuánto gaste en desarrollo de empaques o en mercadotecnia. 

Una empresa es creada para solucionar un problema, proveer un producto o ayudar con un servicio. Se dice que una buena empresa tiene fecha de caducidad porque un problema no puede ser eterno o por el avance tecnológico. Por ejemplo, antes teníamos teléfono fijo en casa y ahora ya ni siquiera llamamos. Algunas empresas logran adaptarse al cambio y otras desaparecen. 

La empresa Jaelsa, de Galicia, fue otra de las presentes en la semana de la Responsabilidad Social. Aunque su especialidad es la producción de conservas de pescados y mariscos, también son generadores de energía eólica y practican la economía circular.

¿Sabías que se está consumiendo la última generación de atún?

Así es, los atunes que se están enlatando hoy día aún no llegan a su edad reproductiva. 

Esto se ve reflejado, que seguramente has visto o escuchado, en que las latas de atún traen soya o que ya no están tan llenas como antes, sin olvidar el aumento de precio.

Les pongo estas dos empresas porque son de las que últimamente he tenido información. No es que sean las únicas y no es que sea algo personal. 

Estando en una época de innumerables tipos de cáncer y otras enfermedades como la obesidad, más el uso irracional de recursos naturales, ¿no crees que nosotros como usuarios podemos hacer acción social y prescindir de estas industrias? 

Dejemos de minimizar o evadir todo lo malo que hacen las empresas. No me cansaré nunca de decirlo: cada compra que hacemos es un voto al mundo que queremos. 

Exijamos más y el máximo a las empresas, que se hagan realmente responsables y que su aportación no sólo sea una careta. Investiguemos y profundicemos en cada producto antes de comprarlo, de dónde viene y como le decía a mi tío: ¿realmente lo necesitas?

Con el Covid-19 hemos tenido que dejar de trabajar y las empresas multimillonarias son en su mayoría las que peor han tratado a sus empleados. Así que, ¿compensa desvivirnos por este tipo de negocios que sólo enferma al planeta y atenta contra nuestra salud?

Sé que el hecho de que seamos todos veganos no es toda la solución, pero sí podemos vivir sin un consumismo brutal.

O por qué no, ¿ves al sector del refresco produciendo Kombucha y Kefir o al sector de las conservas produciendo latas 100% de soya orgánica? ¿O consideras que debemos agradecer el intento de estas compañías? 

¡Únete al cambio!

Economía Circular Comunicación y Asesoría