Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on pinterest
Comparte

Viaja por el mundo

Febrero semana 2 

Recuerdo que en México había un comercial de televisión de un extranjero que era el nuevo en la oficina y un compañero le dice: hay cena en “tu casa” el viernes para darte la bienvenida.

Se ve como la familia del extranjero está en su casa preparando la reunión mientras en la casa del mexicano están todos preguntándose por el “güero”.

¿Será tan real eso de tu casa es mi casa?

Mis padres me mal educaron y me enseñaron a viajar dos veces al año. Cuando me lo tuve que empezar a costear, comprobé que la imaginación y los medios no tienen límite.

Veamos que opciones tenemos…

Couchsurfing

En mi experiencia este es el  buena onda. Aunque Couchsurfing no es por decir tan intermediario, si tienes un problema relacionado con la estadía te ayudaran.

Es muy fácil conseguir alojamientos gratuitos, pero considera pagar la membresía porque su versión gratis no tiene a los miembros verificados.

Los anfitriones de esta plataforma, en su mayoría son mochileros o ex mochileros que han vivido esa “necesidad” de un techo en ciudad ajena, lo que los hace empáticos y saben la importancia de la experiencia que estas viviendo.

Me gusta esta opción porque el anfitrión está en la casa, te reciben como parte de la familia, profundizan en los aspectos turísticos, te dicen los restaurantes y sitios que los locales frecuentan. Compartes tanto que al final quedas de amigo.

Suelen acompañarte en algún momento de tu estadía en la ciudad, hay unos que son lo más y hasta te prestan sus bicis. No hay mejor manera de conocer una ciudad que en bici.

Guest to guest

Aquí lo diferente es que puedes intercambiar tu casa, puede ser directamente; tú a mi casa y yo a la tuya, o en triángulo, yo a tu casa, otro a mi casa y tú a casa del otro… ¡uy! espero haber sido clara.

Lo primordial es tener una casa real con las cosas de primera necesidad para los huéspedes y por supuesto entregarla limpia.

Otro punto a favor es que como compartes tu casa “tal cual” puedes pedir que paseen y alimenten a tu mascota y rieguen tus plantas. Ya el huésped te contactará si es que está de acuerdo. Pero esta genial ahorrarte la guardería de mascotas y que te paguen por usar tu casa, negocio redondo.

Nosotros no hemos podido usar esta plataforma porque nuestro arrendatario no ha dado consentimiento que “extraños” entren a su casa.  Aun así como no es indispensable hacerlo por intercambio ya estamos investigando que opciones tenemos.

Booking 

Si pero no.  Ya sé que booking es de hoteles, pero hace unos años hice una reservación con la fecha errónea, lo bueno que estaba para un mes antes y me llego el email preguntándome como había sido mi estadía. Ya te imaginaras mi cara.

Contacte enseguida directo con el hostal/hotel era más cómo casa de huéspedes, que pena no tener fotos porque tenía esa esencia antigua pero era bonito. El punto que el dueño me dijo que reservando con ellos era más barato que si lo hacía por Booking.

También por medio de Booking en Florencia encontré un departamento increíble en pleno centro en año nuevo. El dueño súper atento nos dejó hasta una botella y copas para brindar, incluía desayunos en la cafetería de en frente y el último día pudimos dejar nuestras maletas en lo que salía el tren.

Hostales

Los hostales de mochileros, son indiscutiblemente un ejemplo de compartir, ya que compartes hasta con 11 más. Una locura, pero cool. Cuantas anécdotas se me vienen a la mente.

Me he hospedado en un montón y sin quejas al contrario buenos momentos, hasta he hecho amigos.

Nunca he estado en plan familiar, pero si he visto familias que rentan habitaciones enteras, depende de cada quien.

viaja-por-el-mundo

Campamentos

Si eres viajero intenso, los campamentos son una gran experiencia, convivir con la naturaleza y la confianza total en tus vecinos, claramente a una tienda de campaña no le puedes poner candado o llave.

El respeto que hay con la hora de dormir, a la hora del cuidado y limpieza de las áreas comunes.

Mi último viaje sola fue de campamento, nunca lo pensé, y bueno inolvidable, playa, río, bosque, hasta termine de leer Slow Clothing de Jane Milburn <3.

Viajar solo lo deberían hacer todos mínimo una vez en su vida. 

Air B&B

Nosotros lo hemos ocupado en dos ocasiones y nos gusto. Los precios sí que eran menor que en un hotel, pero porque era compartiendo la casa con el dueño.

En la primer experiencia tuvimos que irnos y el chico nos devolvió el dinero (obvio la parte que se queda Air B&B no)  porque solo habíamos llegado, dejado las maletas y cuando volvimos de comer tuvimos que irnos.

En la segunda honestamente estaba sucio pero como estuvimos un mes limpiamos como si fuera nuestra casa y sin problema.

Además hay sin fin de opciones de casas vegetarianas o veganas.

Hay demasiada polémica con esto de la economía compartida. Como todo el problema no son los reglamentos, si no los usuarios que desvirtúan el verdadero propósito, tanto los dueños de las propiedades como los que alquilan, el dinero corrompe. Por ello no considero que el impuesto sea una solución, eso no hará que las rentas tanto turísticas como de vivienda bajen, al contrario subirán los precios porque hay que pagar impuestos. Impuestos que ya sabemos nuestros gobiernos administran perfecto.

¿A ti se te ocurre alguna solución?

Permacultura, es mi palabra favorita.

Para terminar con algo positivo, ¿te gustaría viajar, ayudar a otro y aprender a compostar, sembrar, cultivar, hacer tu huerto o construir casas de adobe?

 WWOOF

World Wide Opportunities in Organic Farms, es decir, «oportunidades de voluntariado alrededor del mundo en granjas orgánicas«.

Aquí pagas tu boleto de avión o transporte que necesites y a cambio de trabajar medio día en la granja te dan donde dormir y comida.

No hay intercambio de dinero. Aunque si tienes que pagar una membresía depende el país o si la quieres internacional.

Con todo lo que aprendes aquí te ahorras cursos relacionados a permacultura y seguir comprando comida.

Depende la granja es el tiempo que puedes estar, en algunos mínimo 15 días y otros ofrecen máximo 3 meses, que es lo que suelen durar las visas de turistas, otros hasta 6 meses.

 

¿Te has hospedado en alguna de estas opciones? ¿Qué tal fue tu experiencia? 

¡Únete al cambio!

Este blog está escrito en base a nuestras experiencias y aprendizajes que hemos adquirido a través de los años. 

Recuerda que cada cuerpo y hogar es único y requiere diferentes tiempos y soluciones.

Beat the Waste, es un camino de transformación holístico hacia una vida minimalista y saludable.