Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on pinterest
Recuerda, repara, recrea

Minimalismo y desapego en el maquillaje 

Marzo semana 3 

Si a un producto bonito le sumamos un valor emocional se vuelve parte de nosotros y resulta complicado el camino del minimalismo y desapegarnos. Hoy te cuento como le hice el harakiri a mi cosmetiquera.

Son infinitas las veces que los empaques nos incitan a realizar una compra. No por nada se invierten grandes cantidades en el diseño y desarrollo de estos, en vez de una simple caja de cartón. De hecho en la mayoría de los productos el empaque suele ser más costoso que el producto en sí.  

Me encantaban los empaques de PUPA hasta la fecha no puedo negar que son súper bonitos y llamativos. Después me hice fan de los de MAC, aparte sus maquilladores son la hostia, me era imposible no comprar cuando me hacían demostraciones. 

Creo que como la gran mayoría nos pasa, mis primeros cosméticos fueron adjudicaciones de la cosmetiquera de mamá y aún guardo mis primeras sombras.

Sé que los cosméticos tienen fecha de caducidad y los cambio entre 6 y 12 meses de su compra, pero con las sombras realmente no he notado ningún efecto dañino en mis ojos al utilizarlas de hace añales, aunque también se que puede que el daño no sea visible. 

Liberación

Tenía 3 cosmetiqueras, la pequeñita con lo indispensable o para retocar a medio día, la mediana con todo lo del diario y la grande en donde están tooodos los productos de fiesta o los “por si acaso”, esos que nunca tiras porque da seguridad poseerlos. 

Al fin me arriesgue a quedarme con una sola, sí que es la más grande pero le queda espacio libre (auto consuelo).

El grado de minimalismo es proporcional al número de veces que te has mudado.

 Aprovechando que unas de mis sombras ya estaban rotas las terminé de pulverizar todas y las coloqué cada una en un compartimento del pastillero, agregue una gota de alcohol para hacerlas pastilla nuevamente.

minimalismo-desapego-en-el-maquillaje

Liberación al pulverizarla las sombras. 

Cómo en las películas al aventar platos o lo que hay sobre la mesa. 

Esta en especial, eran dos tonos y en el empaque parecía que quedaba bastante cantidad, al momento de pasarlo al pastillero quedaba solo una pizca.

 

Me deshice de 8 empaques rellenando el pastillero y algunos huecos que había en los otros juegos de sombras. Lo mejor es que me han quedado huecos vacíos en el pastillero. 

Cosmética zero waste - Rechaza todas las muestras, gratis o no, tan poco producto no es suficiente para saber si es bueno o no para tu piel. En maquillaje mejor pedir una demostración que se hace con tamaños normales del producto.

Aceptación y Desapego

En la prepa era la que les enseñaba a maquillar a mis compañeras, ahora de milagro me pongo rímel. Las vueltas que da la vida.

Aunque me sigue gustando el maquillaje vivo en un lugar exageradamente húmedo y caluroso, aparte mi grasa es una piel con tendencia a acné, así que mientras menos maquillaje mejor.

En principio pensé en desechar las sombras debido al poco uso que les doy, pero volviendo al “porsi” decidí deshacerme solo de los empaques.

Compre un organizador semanal de pastillas, ya sé que es nada zero waste, pero fue lo más viable que se me ocurrió para optimizar al máximo el espacio y recuperar las sombras.

Como diseñadora y amante de los empaques me costó muchísimo trabajo, en verdad.

Mientras lo hacía pensaba pobres diseñadores que estoy desvirtuando su trabajo, pero como minimalista y beatwaster sentía mucha ilusión y liberación.

El  resto de mi maquillaje es vegano y no testado en animales, las sombras al ser lo que uso menos es lo que más me ha durado. De hecho no recuerdo cuando fue la última vez que compre una sombra. 

Creo totalmente en la cosmética orgánica y natural por ello desde hace un tiempo se me ha metido a la cabeza el hacer mis propios cosméticos y lo último que he hecho es un corrector verde a pesar de estar en etapa de prueba no le pide nada a los comerciales. 

¿Cómo es tu relación con el maquillaje y el zero waste?

¡Únete al cambio!

Este blog está escrito en base a nuestras experiencias y aprendizajes que hemos adquirido a través de los años. 

Recuerda que cada cuerpo y hogar es único y requiere diferentes tiempos y soluciones.

Beat the Waste, es un camino de transformación holístico hacia una vida minimalista y saludable.