Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on pinterest
mercados LOCALES enerom

Que alimentos dejar de comprar 

Enero semana 4 

El consumismo no es solo masificación, también tiene que ver con lo que consumimos. Me explico.

Muchas veces nos preguntan, ¿cómo hacen para no ir al supermercado? La respuesta es súper simple, sólo hemos dejado de buscar en dónde no hay.

No pidamos peras al olmo, Coca Cola a granel o sushi en una taquería.

Así como pensamos en la salud del planeta y no queremos que tenga basura, dejemos de darle basura a nuestro cuerpo.

Por supuesto que no vas a encontrar cereales “de marca” o comida chatarra a granel. Aunque hace poco vi en un supermercado español  comida congelada a granel, ¿en serio?

Hay que pensar en nutrirnos y no sólo en satisfacernos de comida que durará un minuto en la boca y una vida en las caderas. Productos que venden como comida que está más que comprobado todas las enfermedades que nos provocan. 

Podemos pensar en todos los recursos que se necesitan para su elaboración, por ejemplo:

Por cada litro de leche producido una vaca necesita beber al menos tres litros de agua. Para vacas de alto rendimiento esto es 150 litros de agua cada día. Si se reduce la cantidad de agua, se reduce la cantidad de leche que una vaca produce [1] 

Es decir, se avanza porque no se produce basura, pero se retrocede derrochando recursos.

A veces puede ganarnos la costumbre, la cultura o podemos pensar que estamos en lo correcto.

No es ningún secreto que un lugar se conoce por medio de su comida. Por eso yendo a los mercados locales encontramos cosas sanas que no requirieron grandes procesos o ingredientes extraños.

¿Cuáles son esos productos con empaques innecesarios?

  • Frutas y verduras: Este tema me da un poco de tristeza tan sólo pensar que toneladas de fruta se tiran por que no cumplen con márgenes de “calidad” o porque son muy gordas, flacas, grandes o pequeñas.

Al supermercado que íbamos las vendían en paquetes plásticos más baratas, podrían ser más baratas sin el plástico, ¿no? Encima como consumidores siempre estamos también seleccionando entre las ya seleccionadas.

Te invitamos a que compres tus frutas y verduras sin juzgarlas, que están igual de ricas y nutritivas; igualmente en tus bolsas reutilizables. Perdón que lo repita tanto, pero estas bolsas son reglamentarias. 

  • Legumbres, cereales y granos: comprarlos a granel. Nosotros llevamos directamente los frascos en los que vamos a almacenarlos en casa. Si te parecen muy pesados o te da temor que se rompan, puedes llevar bolsas de tela.
  • Pan: Es un delirio, hay tanto pan tan rico. Nosotros no compramos pan para casa, si salimos a comer y hay pan tal vez comemos, pero siempre intentamos evitar el gluten.

Igualmente compralo en bolsas reutilizables o las galletas en contenedores de vidrio. Así evitamos las bolsas de papel y los envoltorios en plástico.

¿Será cierto eso de  “si quieres que algo esté bien hecho hazlo tú”?

Pues a nosotros nos pasa con la comida y en especial la que no se puede comprar a granel. Así también nos ahorramos la maestría en lectura de etiquetas.

  • Leche: Si tienes una máquina expendedora de leche en algún mercado o una lechería cerca de casa, por favor cuéntanos.

Ya hemos visto cuánto recursos se derrochan para producir leche, así que manos a la obra con las leches vegetales. Hay opciones sin fin: cáñamo, almendra, nuez de la india/anarcados, macadamia, alpiste y nuestra favorita la de avellana, que también la puedes hacer con cacao y dátiles.

  • Jugos: Los jugos verdes son una opción extraordinaria. Tristemente por muy prensados en frio que sean y orgánicos suelen venir en envase de plástico. Así que hacerlos en casa es hasta más barato.
  • Cervezas: Aventurarse con el kombucha es una gran experiencia.
  • Yogurt: La naturaleza nos da todo y más de lo necesario. Si consigues unos búlgaros/kefir después tendrás yogurt hasta para regalar y vender.

O hacer yogurt casero de coco es lo más delicioso si le pones fruta.

  • Congelados: no consumimos. Puedes comprar comida fresca y congelarla si quieres guardarla por más tiempo o deshidratarla.
  • Aderezos: El que no falla limón con sal y/o el rey aguacate.

Si eres como Álvaro que no puedes vivir sin mayonesa cuando el aguacate está por las nubes y las mayonesas veganas comerciales tienen más azúcar que otra cosa, prepárala en casa, o pesto, alioli, salsa de tomate, etc.

Con esto damos por terminado el mes de enero. Esperamos que ya hayas despedido a tu supermercado. 

[1] Huella hídrica de vacas lecheras  

Cuéntanos, ¿cómo va tu cambio de hábitos hacía el cero residuos?

¡Únete al cambio!

Este blog está escrito en base a nuestras experiencias y aprendizajes que hemos adquirido a través de los años. 

Recuerda que cada cuerpo y hogar es único y requiere diferentes tiempos y soluciones.

Beat the Waste, es un camino de transformación holístico hacia una vida minimalista y saludable.