Mi árbol de Navidad ideal

Estamos en la cuenta regresiva de la encantadora temporada navideña, los adornos, las luces, los villancicos nos envuelven en esa atmósfera de paz y amor, en donde hablando de decoración el árbol de navidad es la estrella.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on google
Share on twitter

En lo personal llevo más de cinco años sin poner un solo adorno, pero eso no significa que esté en contra o que todos deberían hacer lo mismo. Hay que hacer compras inteligentes si se necesitan, y no por impulso. Además, siempre se pueden encontrar soluciones ecológicas en este mundo globalizado.

Árboles artificiales

Siempre me había preguntado cómo es el proceso de producción de estas piezas plásticas en forma de árbol navideño, pero hasta ahora no me había decidido a investigarlo en profundidad.

Están hechos con PVC  y aluminio, materiales que por sí mismos necesitan un proceso de producción, y que a pesar de ser reciclables, en forma de árbol navideño no se reciclan.

Suelen durar en perfecto estado alrededor de 5 o 6 años, y con cuidados a detalle hasta 10 años, cuando se equilibraría al daño ambiental que produce el uso de un árbol natural reciclándolo. Sin embargo, estos árboles artificiales terminan en los vertederos, en donde se calcula tardan entre 200 y 300 años en degradarse, dejando una huella de 40 kg de emisiones de CO2, sin sumarle todo lo que contamina en extracción de materiales, fabricación y transporte.

Reproducir vídeo

Les dejo un video sobre el interesante proceso de cómo se fabrican los árboles de navidad, es súper informativo.

A pesar de haber fábricas de árboles de navidad en varios países, según la agencia oficial de noticias Xinhua, más del 60% de los adornos de Navidad del mundo se fabrican en China, en la ciudad de Yiwu, poblado con 2 millones de habitantes, los cuales trabajan aproximadamente 72 horas por semana cobrando 400 euros al mes[1]. Increíble que sin saber qué es la Navidad pasen meses trabajando para que en Occidente tengamos decoraciones a precios asequibles.

Árboles naturales

Hay que acudir a plantaciones certificadas, los productores están obligados a reforestar para recuperar el pino cortado y poder seguir produciendo para años posteriores.  Estas plantaciones ayudan a la generación de agua a los mantos acuíferos y reducir el CO2 sin poner en riesgo flora y fauna autóctonas. 

Aunque no tenga mucho sentido talar un árbol para objeto decorativo, es toda una tradición elegir el árbol de navidad, pero no hay que dejarse llevar por la emoción. Por ejemplo, en México hay que estar seguros que tienen el permiso emitido por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) (NOM-013-SEMARNAT), el cual avala su legal procedencia del extranjero, aunque en la medida de lo posible deberíamos intentar comprarlos nacionales.

Si vives en México, consulta el directorio oficial de productores de árboles de navidad naturales y algunos puntos de venta.

Es también una gran experiencia ir en familia a cortar tu propio árbol a estos viveros. Algunos son eco-turísticos y ofrecen desde tirolesa, restaurantes y hasta cabañas para pasar el fin de semana. De esta manera, apoyamos la producción local y a generar empleo en las zonas rurales.

Árboles de navidad en macetas

Se trata de una tendencia al alza y en mi opinión adquirir un árbol de navidad en maceta es la mejor opción, ya que no se le quita la vida al árbol.

Los hay desde los 50 cm hasta el metro y medio. Al tener sus raíces los puedes trasplantar o, lo que me parece genial, es rentarlo en donde se encargan de reforestarlo. Se paga un depósito, te explican los cuidados que debes tener y listo para llevar vida navideña a casa.

Esta última opción la ofrecen, por mencionar algunos, en ‘Árboles de Navidad en Maceta’ en México y en ‘Fronda – Magatzem Verd’ en España, que cuentan con opción de envío a domicilio.

Por lo general, las ramas de estos pinos no soportan grandes pesos de decoraciones, lo que es un plus, ahorramos tiempo de decoración y espacio de almacenaje.

No soy defensora de las prohibiciones,

pero los árboles y las flores artificiales deberían estar prohibidos.

 ¿Qué hacer con el árbol cuando termina la temporada?

Es imprescindible unirse a la campaña de recolecta de cada localidad para usarlos como composta o biocombustible, lo que supone 3,5 kilogramos de emisiones de CO2, contra sólo tirarlos a la basura, dejando una huella de 16 kilogramos de emisiones de CO2.

Árboles navideños caseros

Por último, pero no menos importante, si eres un creativo amante de las manualidades, puedes inspirarte en alguna de estas ideas reutilizando cartón o recuperando madera y hacerte un árbol a tu estilo y personalidad.

Coméntanos cuál es tu opción favorita y si la vas a implementar estas fiestas.

Recursos : 

[1] (24 de diciembre del 2014): Yiwu, la ciudad de China donde se fabrica y se vende la Navidad. URL: https://chemsec.org/chemical-tax-can-be-very-effective-and-more-countries-should-try-it/

¡Únete al cambio!

Este blog está escrito en base a nuestras experiencias y aprendizajes que hemos adquirido a través de los años. 

Recuerda que cada cuerpo y hogar es único y requiere diferentes tiempos y soluciones.

Beat the Waste, es un camino de transformación holístico hacia una vida minimalista y saludable.