¿Cómo ahorrar el 30% de tu factura de luz?

Como estamos a tope con el zero waste, les voy a contar mi última vivencia desconectando el refrigerador. La verdad ese no era el objetivo, pero la vida fluye. La vida limpia se adueña de ti y pues uno siempre quiere más.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on pinterest

Todo empezó porque noté que las verduras no sabían a nada, en especial los tomates. Creí que era la temperatura del refrigerador, por lo que la bajamos al mínimo, pero no era suficiente era como si se quemaran las verduras del frío.

Así que empecé a investigar alternativas. Recordé que una tía guardaba las papas, los ajos y las cebollas en cestas, y que mi madre tenía toda la fruta en un carrito y no en el refrigerador. Así que la cuestión era, ¿por qué se guardan las verduras en el refrigerador?

Bueno ya que los tomates era mi dolor de cabeza, empecé a investigar y la sorpresa fue que la mejor manera de conservarlos es, ¡afuera del refrigerador! ¿Qué? ¿Cómo? ¡No puede ser! Entonces la siguiente vez que compré dejé los tomates al aire libre. No lo podía creer, ¡estaban buenísimos! Lo mejor de todo es que habían durado hasta un poco más de una semana.

La verdad en invierno no nos gusta consumir cosas frías de refrigerador por eso de no alterar la temperatura del cuerpo. Es suficiente con el frío del ambiente. Pero de ahí a prescindir del refrigerador me parecía impensable y más viviendo en un lugar donde siempre hay humedad y calor -incluso 20 grados en invierno-, creí que iba a tener que ir a comprar cada tres días para tener frutas y verduras frescas.

Invierno sin refrigerador

¿Alguna vez te has preguntado cuánta energía consume tu refrigerador? Esto depende de la antigüedad y especificaciones de tu electrodoméstico, pero puede ser desde el 20% al 30% de la luz que consumes en casa,  pues trabaja las 24 horas del día. Tienen una vida óptima de entre 10 y 15 años, pero como siguen funcionando y son costosos no los cambiamos.

Un ejemplo: mi mamá cambió el suyo después de casi 30 años. Al ser un refrigerador viejo, los gases refrigerantes empiezan a escaparse. No los vemos, pero están ahí y son nocivos para la salud.

En nuestro caso, si no comemos frío (y menos, o más bien nada, congelado), al tener el congelador vacío y los vegetales afuera, empecé a sentir que estaba utilizando un artefacto que no necesitaba. Esperamos a que se vaciara y lo desconectamos.¡Adiós! ¡Bye! ¡Ciao!

deniz-altindas-38863-min

¿Sabías que entre menos alimentos tenga un refrigerador más energía consume para mantener todo frío?

Sé que pensarás que he perdido la cabeza y que es una medida muy drástica…y puede ser. Pero no lo leas y lo botes, considéralo para ir cambiando tus hábitos del día a día. ¡Necesitamos medidas radicales!

Ahorra en comida

Cuando iba de vacaciones con mis padres regalábamos la comida preparada que se quedaba en el refrigerador para evitar tirarla. Pero seguían quedando los frascos de salsas o algunas cervezas para esas visitas inesperadas. De hecho, nunca nos planteamos apagar el refrigerador, ni siquiera mientras no estábamos.

Este «experimento» me ha servido para organizar qué es lo que realmente necesito comprar. Planeo las comidas de la semana, y no me refiero a platos con ingredientes, simplemente qué tipo de comida. Esto me ahorra dinero también porque antes decía «si no lo comemos esta semana, lo comemos la siguiente» y, ¡mentira!, al final siempre algo se iba a la basura porque era exceso de comida. Me pasaba que para cocinar faltaba un ingrediente o los que tenía no quedaban bien juntos, ¡ya no sucede!

El único problema fue la espinaca. Solíamos comprarla y comerla casi al final de la semana. Sólo cambiamos a comerla entre los primeros días de comprarla y listo.

Siempre he dejado las hierbas en vasos con agua como si fueran flores: la menta, albahaca, cilantro, perejil. Hice lo mismo con el brócoli y el apio, pero la verdad que éstos dos duran más al aire libre.

 

Desconecta el refrigerador y vive al aire libre

Un tip  Es bueno tener menta porque además de alejar a los molestos bichitos de la fruta, deja un olor increíble en la cocina.

No es que comamos menos, seguimos comiendo lo mismo, pero sin tirar comida a la basura. A mucha gente le duele el alma cuando tira comida a la basura pensando en las miles de personas que mueren de hambre al día, a nosotros también nos duele. En 3 meses hemos tirado 4 limones y una vez media ración de frijoles que no nos comimos en dos días.

Te invito a que te aventures a una vida más natural sin que tengas que dejar la ciudad y que recibas el invierno cuidando el medio ambiente, ahorrando dinero y con vegetales deliciosos. Para nosotros ahora en Brisbane, Australia empieza la primavera y se siente más calor. Ya les contaré si el calor nos obligó a volver a la «civilización».

Coméntanos si te atreverás a dar este pequeño gran paso o si tienes alguna duda.

¡Únete al cambio!

Este blog está escrito en base a nuestras experiencias y aprendizajes que hemos adquirido a través de los años. 

Recuerda que cada cuerpo y hogar es único y requiere diferentes tiempos y soluciones.

Beat the Waste, es un camino de transformación holístico hacia una vida minimalista y saludable.